26 de mayo de 2012

"Dexter, el oscuro pasajero", Jeff Lindsay, 2004

"Esta noche era la noche. Esta noche era distinta. Esta noche sucedería, tenía que suceder. Al igual que había sucedido antes. Al igual que volvería a suceder, una y otra vez."

"Si no vas allí de noche, no vas nunca. Porque contemplar este tipo de lugares a la luz del día es ver la letra pequeña de nuestro pobre contrato con la vida."

"El dialecto cubano es la cruz de todos los hispanohablantes. El único propósito del español cubano parece ser correr contra un invisible cronómetro y emitir todo cuanto sea posible en ráfagas de tres segundos sin usar consonantes."

"-- ¿Y este algo hace que tengas ganas de matar?
-- No, hmm, no es que me obligue --digo--. Sólo... hace que parezca una buena idea."

"El resto de la gente tiene menos importancia para mí que los muebles de jardín."

"Nunca había conocido, ni siquiera de oídas, a ninguna mujer que se pusiera zapatos cómodos para salir por la noche. Era un encanto."

"Me miró del modo en que los policías miran a la gente que encuentran cabezas decapitadas por la calle."

"Otra gran obra iba a mejorarnos la vida a todos transformando árboles y animales en cemento y ancianos de Nueva Jersey."

"Por mucho que se diga sobre los periodistas --y conste que con todo lo que se ha escrito al respecto casi podría publicarse una enciclopedia--, lo cierto es que los recuerdos los turban muy poco. El mismo periódico que recientemente había proclamado LA POLICÍA ACORRALA AL ASESINO, ahora gritaba ¡LA HISTORIA DEL HOMBRE DE HIELO SE FUNDE!"

"Esto ya no tenía ninguna gracia. Quería a mi cerebro de siempre."

"¿Acaso no estábamos todos locos cuando dormíamos? ¿Qué era el sueño, al fin y al cabo, sino el proceso por el cual vaciábamos nuestra demencia al pozo oscuro del inconsciente quedando así listos para levantarse a la mañana siguiente y desayunarnos con cereales en lugar de hacerlo con los niños del vecino?"

"(...) consciente de que todo lo que importaba estaba allí, a sólo unos metros de distancia, y también de mi incapacidad de articular el gigantesco cerebro que poseía para resolver la situación. La mente elige momentos curiosos para irse de paseo, ¿no creen?"

"De cerca podía ver que en realidad no era yo; para nada, y sentí una oleada de gratitud al comprobarlo. Hurra, yo era otro. Todavía no estaba completamente loco. Era gravemente antisocial, sin duda, y esporádicamente homicida, correcto. Pero no estaba loco. Ese otro ser existía, y no era yo. Tres hurras por el cerebro de Dexter."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada